Santa Cruz de Tenerife

Los bancos de semillas macaronésicos dan renovados bríos al campo canario

A través de la iniciativa Agricomac, agricultores de Tenerife, La Palma y Madeira han comenzado a recibir semillas seleccionadas de trigo, millo, chícharos, arvejas y azafrán. Además, se están realizando estudios de caracterización en bubangos, ajos y vid, así como en frutales como higueras, morales, ciruelos y castaños.
MIGUEL ÁNGEL RUIZ, Tenerife
7/ene/11 7:39 AM
Edición impresa

El proyecto Agricomac, cofinanciado por el programa de cooperación transnacional Madeira-Azores-Canarias 2007-2013, ha contribuido en su primer año de vida a facilitar material vegetal a los agricultores de Tenerife, La Palma y Madeira.

Desde comienzos del pasado ejercicio en Tenerife se han repartido a los agricultores semillas seleccionadas de chícharos, arvejas, azafrán, trigo y millo.

Mientras, en La Palma, durante el mismo periodo, se ha trabajado más con árboles frutales, injertando almendros y mejoras en ciruelos, higueras, morales y castaños tradicionales.

A estas cesiones de material vegetal, hay que sumar los estudios de caracterización que está realizando el Cabildo de Tenerife en otros cultivos tradicionales como las calabazas, ajos, bubangos y variedades de vid.

El proyecto Agricomac, que sustituye desde octubre de 2009 al Germobanco Agrícola de la Macaronesia III, cuenta con 820.000 euros de presupuesto, y estará en vigor hasta octubre de este año.

Esta iniciativa busca profundizar en la situación en la que se encuentran los cultivos tradicionales de Canarias, Madeira y Azores, su conocimiento y su consumo por parte de la población isleña.

El presidente de Asaga Canarias, Henry Sicilia, jefe de fila de Agricomac, recordó que el objetivo del programa es "mantener y ampliar la red de bancos de conservación de semillas agrícolas de la Macaronesia, creados por el Germobanco de 2003 a 2007, y potenciar las actividades de valorización de los productos agrícolas locales. Ahora, los agricultores se beneficien de los avances logrados en los trabajos que se han llevado a cabo los últimos años".

La técnico de la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga), Esther Morera, resaltó, en declaraciones a EL DÍA, la contribución de Agricomac al fomento de "la utilización de las variedades agrícolas tradicionales en la Macaronesia, así como la transferencia al sector de tecnologías que permitan su óptimo desarrollo, haciendo énfasis en las buenas prácticas agrícolas, respetuosas con el medio ambiente".

Agricomac continúa con la labor iniciada a través de los proyectos Germobanco I, II y III, cofinanciados por la iniciativa comunitaria Interreg III-B, que permitieron la creación o el impulso de distintos bancos de semillas destinados al estudio y conservación de las variedades agrícolas tradicionales de la Macaronesia.

En el presente proyecto, según Morera Bello, se sigue "apostando por la transferencia tecnológica y científica entre los centros de investigación participantes, fomentando la utilización de protocolos comunes y potenciando la generación de sinergias entre socios y regiones. Asimismo, se prioriza la transferencia al sector de los resultados obtenidos; por un lado, a través de la cesión de material vegetal de diversos cultivares muy utilizados en las Islas, y por otro lado, con la creación de una página web (www.agricomac.eu), actualmente en construcción, a través de la cual se pone a disposición de las personas interesadas la información relativa al desarrollo del proyecto, así como un servicio de consultas que permite contactar con los técnicos especializados en el manejo de las variedades tradicionales que se han considerado prioritarias en cada región".

Otro punto fuerte de Agricomac, fruto de la experiencia que se ha adquirido mediante las distintas iniciativas en las que han trabajado, según Esther Morera, es el desarrollo de "un estudio sobre la importancia y demanda de las variedades tradicionales en los mercados insulares. Esta actividad se ha considerado fundamental de cara a conocer cuál es el punto de partida de la sociedad, en relación a las variedades tradicionales que se comercializan, y cuáles son los conocimientos y valoraciones acerca de las mismas que tienen tanto los consumidores como los comerciantes. Tras la fase inicial de diseño y planificación, en la que han participado técnicos de las asociaciones de agricultores de las diferentes regiones, junto con expertos estadísticos, se ha iniciado la fase de muestreo en Tenerife, experiencia que permitirá la extrapolación de este método al resto de regiones insulares implicadas. Se visitarán más de 100 establecimientos de alimentación repartidos por toda la isla, en los que se realizarán más de 1.800 encuestas a comerciantes y consumidores".

Gran encuesta

También se ha dado especial relevancia a otras actividades destinadas a la promoción y valorización de estas variedades, entre las que destacan, según detalla Asaga Canarias, la participación de los técnicos de Agricomac en las Jornadas de Producciones Locales, Biodiversidad y Valorización, enmarcadas en el Foro de Agroecología y Biodiversidad en Canarias, llevado a cabo en Tegueste; la celebración en el Puerto de la Cruz de unas jornadas gastronómicas sobre el aguacate del país, coordinadas por Víctor Galán, investigador del ICIA; o la edición de la publicación "Variedades agrícolas tradicionalmente cultivadas en Tenerife y La Palma", trabajo divulgativo realizado en conjunto por los técnicos de Asaga Canarias, el Centro de Conservación de la Biodiversidad del Cabildo de Tenerife, y el Centro de Agrodiversidad de La Palma, que se comenzará a distribuir gratis a principios del presente ejercicio.