Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Italia inmoviliza al Aquarius bajo la acusación de tratamiento ilegal de residuos leer

Curan en ratones la obesidad y la diabetes tipo 2 con terapia génica

Con una sola inyección de un virus que permite manipular el hígado, se ha logrado que un grupo de ratones produzca la proteína que regula el funcionamiento energético.
Efe, Barcelona
10/jul/18 6:25 AM
Edición impresa

Un equipo de investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) ha conseguido curar en ratones la obesidad y la diabetes tipo 2 mediante terapia génica.

Así lo presentó el equipo investigador en una rueda de prensa celebrada ayer en el campus de la UAB en Bellaterra, donde compareció el conjunto de investigadores liderado por la profesora Fátima Bosch. Con la introducción, en una sola inyección, de un vector viral adenoasociado (AAV) que transporte el gen del FGF21 (Fibroblast Growth Factor 21), que permita la manipulación genética del hígado, el animal produce de manera continua la proteína FGF21.

Se trata de una hormona secretada de forma natural por varios órganos que actúa en muchos tejidos para regular el funcionamiento correcto a nivel energético, por lo que al inducir su producción mediante terapia génica el animal reduce su peso y también la resistencia a la insulina que provoca el desarrollo de la diabetes tipo 2. En el caso concreto de la obesidad, la terapia que se ha aplicado a través del proyecto de investigación se ha probado con éxito en dos modelos de la enfermedad, inducida tanto genéticamente como por la dieta. Además, los científicos observaron que administrar la terapia génica en individuos sanos provoca un envejecimiento más saludable y los protege del sobrepeso y de la resistencia a la insulina asociados a la edad.

Tras el tratamiento con AAV-FGF21, y durante el año y medio en que se hizo seguimiento de los animales, los ratones disminuyeron de peso y redujeron la acumulación de grasa y la inflamación en el tejido adiposo.

También se contrarrestó el depósito de grasa (esteatosis), la inflamación y la fibrosis en el hígado (NASH), mientras incrementaron la sensibilidad a la insulina y la salud general al envejecer, sin observarse ningún efecto secundario. A partir de todo el proceso, los resultados se reprodujeron manipulando genéticamente diversos tejidos para que produzcan la proteína FGF21, ya sea el hígado, el tejido adiposo o el músculo.

"Esto da una flexibilidad muy grande a la terapia, ya que permite seleccionar cada vez el tejido más apropiado y en caso de que alguna complicación impida manipular alguno de los tejidos, se puede aplicar a cualquiera de los otros", señaló la profesora Bosch.

"Cuando alguno de estos tejidos produce la proteína FGF21 y la secreta a la circulación sanguínea, ésta la distribuye por todo el cuerpo", añadió Bosch, que remarcó la relevancia de los resultados por el incremento de casos de diabetes tipo 2 y obesidad en todo el mundo. Los resultados también muestran cómo la administración de la terapia génica tiene un efecto protector contra el riesgo de formación de tumores cuando el hígado está sometido a una dieta hipercalórica durante mucho tiempo.