Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Secuestrados doce tripulantes de un mercante suizo en aguas de Nigeria leer

Carmen Calvo: "Si una mujer no dice sí, todo lo demás es no"

El Gobierno quiere introducir el consentimiento expreso en los delitos sexuales tras la sentencia que condena a La Manada por un juicio de abuso sexual y la absuelve de agresión.
Otr/Press, Madrid
11/jul/18 6:21 AM
Edición impresa

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo, confirmó ayer su intención de introducir el consentimiento expreso en los delitos sexuales tras la sentencia que condena a los cinco miembros de La Manada por un delito de abuso sexual y les absuelve del de agresión. "Si una mujer no dice sí expresamente, todo lo demás es no", recalcó.

La vicepresidenta ya había adelantado esta intención el pasado domingo en un entrevista en la que, preguntada por el sentido de la reforma que prepara el Ejecutivo, hizo referencia a la reforma que se había realizado en el Código Penal sueco "para decir que salvo que una mujer diga expresamente sí, su respuesta es no".

"Es una fórmula extraordinaria, no podemos estar interpretando. Si una mujer no verbaliza sí es no", concretó hace dos días.

Durante su comparecencia este martes ante la Comisión de Igualdad del Congreso, recordó que está en marcha la revisión de la tipificación de los delitos sexuales en el Código Penal.

"Necesitamos hacer una revisión que permita asegurar mejor, en términos de garantías, los tipos penales que no pongan en riesgo a través de la interpretación delitos tan graves contra las mujeres" defendió.

A su juicio, la vinculación de los delitos de carácter sexual a la falta de consentimiento expreso es una manera de "blindarlos". "O es sí o es no, y que no haya interpretación posible", remarcó.

En concreto, reivindicó que este es el modelo de Suecia y en el que está trabajando Alemania.

Para la ministra, si se relacionan estos conceptos se logrará "preservar" el respeto a las mujeres y a su sexualidad. Además de la mejorar la formación de los jueces desde un enfoque de género, Calvo cree que la Justicia "se tiene que alejar de la mirada sexista" así como del "patriarcado" a la hora de interpretar las normas.

El debate sobre el Código Penal se reabrió después de que se conociera la primera sentencia sobre los actos ocurridos en los Sanfermines de 2016, cuando una joven fue agredida por un grupo de jóvenes en un portal.

Por otro lado, la vicepresidenta indicó también que el Gobierno hará frente a los retos a los que se enfrenta la comunidad LGTBI y ha hecho referencia al "acoso" en el colegio que sufren los niños y niñas "trans".