Criterios
LO ÚLTIMO:
Hallan el cadáver de una mujer en los alrededores de El Campillo (Huelva) leer

Cartas al director


Plátanos por los suelos
25/jul/03 21:38 PM
Edición impresa

Continuamos con un sector platanero inmovilista, falto de ideas y de ganas de trabajar. Quiero recordar que, gracias a un buen trabajo de COAG-Canarias, se lograron dos éxitos históricos en la agricultura canaria: 1) la gran manifestación platanera de La Palma en septiembre de 2001, y 2) el respaldo del Parlamento de Canarias por unanimidad a las tesis de esta organización agraria ese mismo año. Ambos acontecimientos respaldaban los tres puntos defendidos por COAG-Canarias, y que eran los siguientes: A) Unión de las organizaciones de productores de plátanos (de 24 que había ahora hay sólo 6); B) paralización de las nuevas plantaciones y C) creación de un fondo de compensación por pérdida de renta (este punto después de un acuerdo en Asprocan se rompió de forma vergonzosa).

Estamos celebrando que la reforma de la PAC, que contemplaba recortes en las ayudas, no haya afectado a Canarias gracias a una situación diferenciada. Mi felicitación a todos los que han trabajado por conseguirla, y en especial a la viceconsejera de agricultura del Gobierno de Canarias, doña María Jesús Varona. Creo que esto debe estimularnos para trabajar rompiendo moldes y conseguir una estrategia comercial que destierre de una vez por todas el que cada año nos estemos lamentando de los malos precios. Otra cuestión es que no tengamos una política de mercado más eficaz y, sobre todo, más expansiva, y que seamos incapaces de pasar los Pirineos teniendo media Europa. Es muy cómodo mandarlos a nuestro mercado tradicional, pero va siendo hora de que a cada organización de productores se le exija dejar un porcentaje durante todo el año para mantener uno o varios clientes en el resto de la Unión Europea. Frente a esta medida se argumenta que en determinadas épocas quedaría desabastecido el mercado y entraría el banano de otros países. La realidad es que el banano entra y seguirá entrando, de la mano de entidades canarias asociadas, de distinta forma ,con multinacionales americanas, cuando no traídos de forma directa.

José Benigno Simón Rodríguez

Las Galletas (Arona)

Me dirijo a usted para denunciar la situación en que actualmente nos encontramos los usuarios de Auna, y que venimos padeciendo desde hace mes y medio. La calidad de nuestra conexión a internet ha empeorado drásticamente desde entonces y Auna no ha hecho ninguna reparación a pesar de la insistencia y la preocupación de sus abonados para que se restauren las condiciones que disfrutábamos antes de la aparición de estos problemas.

Para que se haga una idea de la situación, la calidad de una conexión a Internet depende de:

?Velocidad de descarga. (medida en Kb/s)

?Ping o tiempo de respuesta que incide en la velocidad de navegación, así como en el comportamiento de los juegos on-line, vídeoconferencia, etc. (un ping óptimo se encuentra siempre por debajo de los 150 ms.).

?Mantenimiento de la calidad de la conexión por parte del proveedor así como un servicio técnico capacitado para resolver los problemas del usuario relacionados con su acceso a internet.

Auna no cumple con los dos últimos, de tal forma que los usuarios llevamos ya más de un mes y medio con problemas de conexión, tales como pings altos (en algunos casos han superado 1000 ms de latencia), que imposibilitan navegar, hacer vídeoconferencia o jugar on-line de forma fluida, y que hacen que nuestra conexión esté muy lejos de considerarse una auténtica conexión de banda ancha.

Lo peor de todo es que acudimos al servicio técnico exigiendo una solución que tenemos derecho a recibir, ya que pagamos por ello, y se limita a repetirnos una y otra vez que el problema es de nuestros ordenadores y que todo va bien dentro de la red de Auna. Yo no he pagado por navegar bien dentro de la red Auna, sino por internet

Exijo un servicio de calidad ya que pago por ello; exijo que mejore la velocidad de respuesta, así como el cambio de módem, cuando lo solicite, porque para ello pago el alquiler. Sólo quiero, en definitiva, que Auna cumpla con lo que promete, y por eso mismo me dirijo a usted, ya que estoy indefenso como usuario; únicamente puedo ponerlo en conocimiento suyo, confiando en que pueda ayudarme.

Luis Ángel Muñoz Rodríguez

"Pues... búscate la vida". Tan sutil, harto desdeñosa y siempre odiosa respuesta. Sin embargo se convierte casi siempre en un lema, pauta e incluso proclama que te prometes perpetuar hasta el fin del resuello. Sobre todo al acudir a altas jerarquías para consultar asuntos ?loables, crees? que te afectan de cerca, pero que con esas monótonas, lánguidas y a la vez demoledoras frases te recuerdan, sin decirlo. Sí, edificios grandes y ostentosos que cuando sales intuyes que se te encoje... la estatura, también.

Cierto es, la comunidad I no es un despilfarro de virtudes, no; cierto también que algún ministerio nos/les lía un puro XL (de esos lagrimosamente aceptables y que sólo mirando "pa" Cuba acuerdas). Aún así, con la inperenne sonrisa de aquel día, asumes, lo llevas, debes.

Nuestra vecina y cercana comunidad II ?otros 300? nació tiempo después de la nuestra. En tiempo récord se instalaron y disfrutaron de sus viviendas. Para sorpresa-engaño la nuestra. No tenían esas siglas tan dolorosas que nos fueron antaño tatuadas. Ellos son los V.R.P. Su edificio tuvo denominación de origen "2ª fase" (dada por la misma constructora que la nuestra) y como caldos de mejor cosecha, cata y estirpe gozaron, ya, de nuestros deseos anhelados. Nosotros, los vinos de cartón ?y gracias?, a verlas venir. Surgieron por la lógica las diferencias de paladar. Mientras ambos presis (I y II) se enzarzan en oscuras disputas más que personales, sus recíprocos y continuos estampidos ?verbales, de momento? salpican, claro, a todos.

En fin, ¿que qué es lo que quiero? Tanto, pero ahora poco, simple y resumido, dos cositas: que nuestros hijos disfruten de la ?escuálida? piscina, cuyo derecho está pagado como los demás, porque la estampa de verlos pegados como ventosas a las ventanas y con sus miradas de inocente envidia e incomprensión desgarra como puñal. Y ese jardín (bajo nuestros balcones) digno de estar, como foto, en las portadas de libros para opositores al Ministerio de Sanidad y Consumo, que sea, cuanto menos, fumigado ¡ya!

Ref. el presi I no tiene hijos... y es que llega el impacto final.

Juan Domingo Sánchez

El Médano