Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
Tres detenidos en Tenerife por la adopción ilegal de una niña de madre colombiana leer

Donizetti entra en el aula de Ópera Estudio

Giulio Zappa, director del proyecto abanderado por el Auditorio de Tenerife, alecciona a ocho jóvenes en el universo de "Don Pascuale" tras liderar con éxito óperas que firmaron Mozart y Rossini.
J.Dávila (@davilatoor)
22/oct/16 6:39 AM
Edición impresa

C onoce bien los entresijos de un oficio que los jóvenes a los que alecciona aún tienen que descubrir. Un universo muy profundo en el que conviven tradición y vanguardia. El milanista Giulio Zappa, director de Ópera Estudio, moldea desde hace varias semanas el "Don Pascuale" que el próximo jueves se estrenará en la Sala Sinfónica del Auditorio de Tenerife. "Esta es la Ópera Estudio más moderna de todas las que hemos acometido, pero modernidad no es lo mismo que contemporáneo porque estamos hablando de un título de 1843", explica el maestro que lideró las producciones de "La Cenerentola", "Cosi fan tutte" y "Las bodas de Fígaro".

Zappa sabe medir los impulsos de los cantantes que buscan una oportunidad para mostrar todas sus habilidades. "Este es un buen grupo... Tenemos el reparto más corto de todos los que hemos diseñados, pero es que en Don Pascuale no hay demasiados papeles de protagonista", cuenta sobre los ocho intérpretes que se alternarán en las cuatro representaciones. "No repite ninguno. Las bases no lo permiten y los que pasaron por aquí ya tuvieron su oportunidad. Hace unos días un chico que estuvo con nosotros el año pasado debutó en el Wiener Staapsoper... Nos dio una gran alegría", revela el italiano.

"Don Pascuale combina situaciones divertidas con otras mucho más líricas", avanza sobre una ópera bufa que Gaetano Donizetti creó en tres actos. La historia se centra en un anciano avaro al que el compositor de Bérgamo llega a aliviar su atormentada personalidad. "Hay fases en las que lo humaniza y lo convierte en un ser frágil que se distancia del personaje tacaño y viejo", puntualiza Zappa, quien, a su vez, destaca que "esta es la tercera ópera más representada de Donizetti y la cuarenta en todo el género".

El director de Ópera Estudio dice que contrariamente a lo que algunos aficionados al género puedan pensar, Donizetti no resulta tan sencillo si lo comparamos con Wagner. "Es verdad que su música se sumerge en la mitología y todo da la sensación de ser más complejo, pero los italianos saben economizar los tiempos dramáticos. Los franceses también lo hacen. Un reflejo de tristeza o duda en una ópera italiana puede durar siete u ocho minutos, mientras que con Wagner nos podemos ir a 40 minutos. Que sea más largo no siempre significa mayor complejidad", añade.

Mozart ("Cosi fun tutte" y "Las bodas de Fígaro") y Rossini ("La Cenerentola") habían copado las tres primeras lecciones de Ópera Estudio. "Don Pascuale es un clásico del belcantismo que exige un desarrollo técnico muy elevado a los cantantes. Esta es una ópera con muchos agudos y partes líricas en las que hay que manejar un vocabulario difícil", sostiene en un instante de la conversación en el que se vuelve a colar la juventud del elenco artístico. "Tratamos de mostrar un producto profesional; que no se note que en algunos casos es un debú ante el gran público", especifica sin restar ni un gramo al talento que maneja en la actualidad: "A los jóvenes hay que darles espacio; no todos los grandes cantan mejor que ellos", analiza justo al entrar en un capítulo que ofrece múltiples lecturas.

A Giulio Zappa no le asusta el hecho de descubrir una voz antes de tiempo; le preocupa más que algunos intérpretes se salten unos pasos que pueden poner en peligro sus carreras. "En la ópera que se está haciendo hoy todo se mueve deprisa; a veces falta algo más de pausa... Yo he tenido la suerte de trabajar en 4 o 5 producciones de Don Pascuale en grandes teatros y buenos elencos, pero no voy a echar en falta a nadie porque esta es una propuesta que nace con unos objetivos distintos". Zappa, no obstante, si que echa en falta cierta gradualidad para completar una formación que en ocasiones se ve interrumpida por un papel importante, pero que llega de manera puntual. "El cantante se debe preparar para roles importantes... No es bueno llegar a la París, la Scala o Viena antes de tiempo. Antes te pedían hacer diez Fígaro en teatros intermedios antes de debutar en Milán. Hoy, en cambio, puedes llegar con dos o tres, o incluso, debutar", concluye.

Giulio Zappa

Director de Ópera Estudio